Facebook Twitter Google +1     Admin

La Lobera de Martín (Puerta cinegia).

Hola hola! Hace tiempo que no escribía y tengo trabajo acumulado... empezaré por este restaurante que se sitúa en pleno centro de zaragoza, plaza españa.

Iba a este restaurante con muchas expectativas y lo cierto es que no sólo no se vinieron abajo sino que se escondiron 100 metros bajo tierra entre algunos parásitos extraños...

Chic@s este sitio está de capa caída... (y eso que estaba "lleno" de gente, y yo me pregunto ¿Vivirán de las rentas de lo que igual un día llegaron a ser...)

Al leer la carta todo tenía muy buena pinta... en cuanto a primeros...que si borrajas con almejas (a mi no me gusta la borraja ni las almejas, pero eso no significa que no sepa apreciar ciertas cosas, como los matices, presentaciones, etc, así como contar con la experiencia de compañer@s y amig@s) que si risotto de rabo de buey, que si crepe de morcilla, que si ensalada ilustrada...

Las borrajas parecían babas, tenían un aspecto raro, y veníamos avisados por otra compañera que se las sirvieron con pimiento rojo, cuando ella odiaba el pimiento rojo... igual es alta cocina pero cuanto menos resulta una mezcla chocante...

La ensalda ilustrada era de risa... 1 cogollo partido por la mitad, un "trozo" de salmón, y digo trozo porque no era un salmón laminado, es como si hubieras cogido un trozo de pechuga de pollo cruda con los dedos y lo hubieras escachado ahí y amontonado, parecía una lengua de algún animal más que salmón (¡¡que asco!!) El tomate cortado en trozos gigantes... se piensan que a las damas les gusta abrir su boca como si bostezaran para poder comer un trozo de tomate como si estuvieramos en la era de los vikingos... en fin... un desastre...

La crepe de morcilla estaba mejor que las 2 "cosas" anteriores, pues no las calificaría de comida, y aún así... no estaba a una temperatura adecuada, no se apreciaba la morcilla por ningún sitio (he podido degustar una increíble crepe en el bar "la bóveda" en Borja, un 10) mientras que ésta era un 1.

El rissotto de rabo de buey, evidentemente no se veía el buey ni el rabo por ningún lado, pero es cierto que tenía un cierto sabor a él, es el único plato al que se le puede dar un aprobado hasta el momento.

Vamos con los segundos platos... ofertaban carne con salsa tximichurri... rodaballo, lenguado, solomillo de ternera 150 grm al roquefort... y chuletica de buey a elegir entre al punto, a la sal, a la pimienta...

Aunque no me gusta el pescado, se apreciaba que el rodaballo y el lenguado estaban bien y así lo constataron el resto de comensales... igual es que en el horno se hacen las cosas bien y no saben trabajar al fuego...

La carne con tximichurri no la pidió nadie, quizás a sabiendas de que como cena igual era algo pesado con esa salsa especiada... Yo descarte el solomillo de ternera por lo habitual de la manida salsa roquefort, no obstante las críticas no fueron muy favorables a dicho plato, algunas de ellas en común con mi elección, la chuletica de buey (300 grs). Y digo esto, porque una cosa en común que tenían es que varias personas digimos que nos la pusieran pasada de punto... y nos la pusieron yo diría que en segundo punto de cruda, creo que aún hay un punto más delante que se podría tomar más cruda incluso, y luego hay varios por detrás, al punto, un poco pasada que se queda por dentro con color rosadito (no ves 3 colores), y muy pasada, que el color rosadito además está más tostado y la carne se queda casi seca... En cualquier caso, yo al estar caliente, no me importó, para mi es un requisito importante ese, porque la verdad que cuando te la sirven así si está caliente, la carne está más jugosa, etc. Mi compañera le dijeron que se le pasaran un poco más tras recibir el plato y advertirlo, pero le hicieron caso omiso, se la calentaron un poco más, pero no la pasaron por sartén... A todo esto la pedí a la pimienta, y la destrozaron, echaron un jarrón de salsa, y tras 2 o 3 bocados, teniendo que sacar de mi boca trozos de ternilla o de hueso... me di por vencido... eso sí las patatas fritatas estaban buenas... pero es que ya habría sido para pegarse un tiro, quien no sabe hacer unas patatas fritas... Todo esto lo llevabamos con humor, algunos pensamos en cambiar de profesión y hacer cursos de cocina para presentarnos a cheff y salvar el lugar del desastre al que se dirige... pero al final la profesión con vocación tira mucho y... se quedó en especulación...

A todo esto mi compañera que había pedido borrajas, pidió de segundo una zarzuela de no se que, que llevaba chipirones... y nada más ver el plato... nos preguntó ¿creéis que esto estará bueno...? parecía un estofado de carne y eran chipirones, nos dijo que el chipirón tenía excesivo sabor... vamos que igual era de confianza... de hacía meses y ya había intimado con el resto del servicio...

y os preguntaréis ¿pero tenían algo bueno en aquel sitio?... y tal vez os pueda decir... que el hecho de sacarnos la comida a todos a la vez... era un punto a su favor, aunque claro es un arma de doble filo, igual el hecho de tener que esperar para servir a 18 personas a la vez, teniendo en la sala otras 40 más... hace que la calidad de la comida se resienta... y yo soy de los que ante tal situación primaría la calidad... (el ideal es calidad y buen servicio desde luego...)

El precio en relación a lo relatado, una autentica barbaridad... 21 euros... Por cierto que para postre sacaron 5 platos con montaditos de nata y 4 tejas de almendra... en fin... para mi surrealista, eso si, lo pasamos genial por la gente que ibamos, y es que no hay nada como una buena compañía.

Mi nota... no va a ser numerica, va a ser así, nota: No pienso volver a ir a ese sitio, y recomiendo a mis amig@s que tampoco lo hagan, prefiero pagar 5 euros más e ir a otro, como por ejemplo "la reserva" que será mi próximo objetivo, ya os contaré si es mejor, peor, etc.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris